¿Quieres saber que te deparará este año nuevo?

Dicen que para adivinar el futuro de una persona basta con mirar su agenda durante el año anterior. Al fin y al cabo son nuestras decisiones las que nos han hecho realizar todo aquello que nos ha llevado hasta donde nos encontramos hoy mismo.

De ahí que estos días sean buenos para medir si después de un año nos encontramos más cerca o más lejos de donde queríamos estar. Revisar nuestras acciones pasadas y ver cuanto tiempo hemos invertido en prepararnos, aplicar y actuar en busca de aquello que deseabamos es importante. Ya que si no estamos muy conformes con donde estamos sería clave que nos plantearamos que podríamos hacer al respecto.

Si estás más cómodo siendo «invisible»… después no te quejes.

Especialmente hoy en día cuando uno decide entrar en el mundo de los negocios debe tener clara una cosa «sin relaciones sólidas no se triunfará». Todos estamos interconectados de alguna forma por lo que para «sobrevivir» no sólo debemos hacernos visibles sino potenciar nuestras dotes de comunicación. Clientes, proveedores, colaboradores, banqueros, o socios entre otros serán personas con las que necesitemos relacionarnos. Por lo tanto el éxito de nuestro emprendimiento estará directamente relacionado con el de nuestras comunicaciones. Crear y mantener relaciones duraderas para fomentar acuerdos beneficiosos para todas las partes será clave en nuestra vida como empresarios.

La pregunta del millón

De todos es sabido que ser emprendedor es una cuestión más de actitud que de aptitud. Como si de una maratón se tratara debe estar preparado mentalmente para un camino largo en el que muy probablemente sufra desfallecimientos, más conocidos como pájaras, que pongan en un aprieto su determinación durante la carrera como empresario. La motivación es un elemento fundamental y para mantenerla en niveles adecuados es muy importante conocer la respuesta a esta poderosa pregunta. ¿para qué emprendes?

¿Quieres saber si tienes el gen emprendedor?

Si estás planteando iniciarte en el mundo de los negocios probablemente te gustaría conocer si el emprendedor nace o se hace. Porque claro, si tienes dudas y alguien te dice que el emprendedor nace ya tienes la excusa perfecta para abandonar antes de ni si quiera intentarlo.

Lo más curioso, y sinceramente asombroso, es que hay sitios en Internet que son capaces de decirte a través de un simple cuestionario si estás capacitado para ser emprendedor o no. En fin, que cuando veo eso me recuerda a mis primeros pasos en este mundo, hace ya más de diez años, cuando desde la Asociación de Jóvenes Empresarios me sugirieron que sería mejor que no lo intentara. ¿Cómo se pueden permitir el lujo de decir eso a alguien?

Cómo aumentar las probabilidades de éxito de tu negocio

¿Por qué «fracasan» el 90% de los emprendedores? Tanto Fernando Moreno como Michael Gerber, autores de los libros «El negocio perfecto» y «El mito del Emprendedor» respectivamente, consideran lo que voy a compartir contigo a continuación uno de los errores más importantes a la hora de crear tu negocio.

El problema surge cuando muchas de las personas que llegan a emprendedoras son excelentes técnicos pero tienen poco desarrolladas, entre otras, las habilidades de gestión, comercial, dirección y de pensamiento creativo estratégico.

Esta limitación en sus capacidades , con el paso del tiempo, muestra al emprendedor que llevar un negocio es más complejo de lo que pensaba inicialmente y no sólo vale con ser muy bueno en esa habilidad técnica que dominaba a la perfección.

En este momento es cuando comienzan a surgir dudas en su mente sobre a qué hacer y cuándo.

La verdadera «gasolina» que necesita un emprendedor

ferrari_boxes

Los que vivimos de cerca el mundo de los negocios sabemos lo importante que es la elaboración de un plan antes de empezar, el famoso plan de negocios. Ahora bien, seguro que también tenemos la experiencia de saber de primera mano que un plan tan sólo es el paso intermedio de convertir una idea en algo real que pocas veces termina cumpliéndose.

El problema llega cuando el emprendedor le da mucha más importancia al plan escrito que al propio negocio en si y se queda sin pasar a la acción para llevarlo a cabo. Y sinceramente, creer que vas a conseguir exactamente lo que vas a documentar en tu plan me parece algo presuntuoso, ya que por un lado significaría que tienes dotes de adivino y por otro que el mundo es estático.

Permíteme acompañarte a...
Descubrir tu propósito y transformar tu vida para siempre