Reflexiones sobre el amor

Gracias por ayudarme a que llegue a más personas...

Saltar de una experiencia con una persona a otra buscando el AMOR, es como saltar de una ola a otra buscando agua. Mientras más buscamos más nos alejamos. Y es que el problema es que no nos aquietamos el tiempo suficiente como para poder verlo. Entonces ¿si me aquieto encontraré el amor? ¡No! Por que ese «no-hacer» es una forma de movimiento que tiene expectativa futura. Y si medito ¿encontraré el AMOR? ¡Tampoco! Lo que convierto en un medio para un fin me aleja de la respuesta. La iluminación jamás se alcanzará meditando, la propia meditación ya es iluminación tal cual es. Igualmente el AMOR es la presencia que envuelve TODA la vida como es en este momento.

¿Qué es el AMOR? Ayer, viniendo de la playa me encontré con este charco «sucio» en la acera, con pétalos caidos de árboles cercanos y sin forma. Lo miré durante unos segundos y aquello que inicialmente parecía feo empezó a mostrar una belleza impensable inicialmente. Mostraba formas y reflejos particulares. ¿Pueden belleza y fealdad convivir? Justo ahí, en ese juego de polaridades pensé ¿Qué es el AMOR? Vivimos en una sociedad en la que como cultura se transmite el lenguaje y a su vez construcciones y significados. Hablamos con pasión del amor pero nunca nos hemos parado a reflexionar sobre el amor. ¿Es el amor elección? ¿Es el amor juicio? ¿Es el amor preferencia? ¿Es deseo? ¿Puede el amor ser eso? ¿Puede el amor preferir la valentía al miedo? ¿La belleza a la fealdad? ¿Lo bueno a lo malo? ¿El bien al mal? ¿Lo nuevo a lo viejo? ¿Lo que me gusta a lo que no me gusta? ¿Es eso AMOR? No se que es para ti el amor pero para mi, cuando me paro a pensarlo-sentirlo, me llega que el amor está mas allá de los contrarios. No entra en el juego de las polaridades. El amor acepta por igual la valentia y el miedo, la belleza y la fealdad, lo bueno y lo malo, el bien y mal, nuevo y viejo, gusto y disgusto, todo y nada. El AMOR es como un abrazo amable que lo acoge todo. Y si esto tiene sentido para ti como amor… Mi pregunta es, en esta sociedad que hablamos tanto de amor ¿Amamos realmente?

Un hombre que no ha aprendido a sentir el dolor en su corazón, expresar el llanto y aún así mantener su presencia no podrá entender el dolor de sus hermanos. Un hombre que no ha aprendido a pedir ayuda se sentirá aislado a pesar de que esté rodeado de personas. Un hombre competitivo que no ha aprendido a perder y colaborar sigue siendo un niño al que engañaron para deshumanizarse.

Diría que ese combustible se llama vulnerabilidad. Es la vulnerabilidad lo que nos abre al dolor y sin duda al AMOR

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿En qué podemos ayudarte?