La rabia y las presas que revientan

Gracias por ayudarme a que llegue a más personas...

¿Y si nuestros patrones nos llevan a parecer presas que revientan?


Una presa es un muro/barrera que se crea sobre un río o barranco para contener el agua y que dispone de canalizaciones para poder liberarla o redirigirla de forma controlada.

Si el muro de una presa se rompiera toda esa agua saldría con mucha fuerza y sin control arrasando lo que encuentra por delante.

Pero …¿Por qué te cuento esto?

Últimamente, están llegando muchas personas a las sesiones de acompañamiento aquejadas de impulsividad ante la rabia contándome que lo viven en forma de pérdida de control y que a veces afecta a personas queridas.

Cuando exploramos las situaciones conflictivas, nos damos cuenta que en cierto modo tienen razón (impulso incontrolado), y por otro lado intentamos dar consciencia a todo el proceso (ejercicio de control) realizado antes de ese momento.

Me explico mejor de forma muy resumida.

Lo primero que vemos es que antes de «explotar» ha habido momentos de contención (represión).

Quizás primero aparecen sentimientos de ligera molestia respecto a una situación o persona…
luego nos sentimos irritados
luego frustrados
luego enfadados …


Estás emociones generan en nosotros acumulación de energía en forma tensión que inicialmente nos puede ser muy útil para actuar y retomar el equilibrio.

En lugar de hacer una descarga saludable se elige aplicar una nueva fuerza para contener esa energía. Esto no suele ser un problema ya que a veces es necesario. El problema surge cuando queda cómo patrón rígido.

Cada vez contenemos más energía y necesitamos aplicar una fuerza mayor para aguantarla. Si desfallece, lo normal es que todo lo acumulado salga de forma impulsiva y descontrolada.

Quiero mostrarte dos elementos muy importantes:

1) La importancia de la consciencia corporal. Si no somos conscientes de la acumulación de tensión que se está generando en nuestro cuerpo (quizás por estar desconectados de el), al final, solo nos daremos cuenta cuando la «mecha de la bomba» se haya prendido y aparezca la acción impulsiva. De ahí la rapidez de la que se dan cuenta.

2) El sentimiento de amenaza. La energía del enfado nos es útil para actuar en el mundo. La cuestión es ¿cómo lo vamos a hacer? ¿de forma constructiva o destructiva? Y aquí, es importante las creencias/conclusiones que están sosteniéndose mientras se acumula la tensión. En especial si nos estamos sintiendo amenazado física/psicológicamente o no.

Este maravilloso tema de comprensión del proceso hasta llegar el enfado nos podría llevar mucho tiempo. Lo más importante es observar para ir aumentando ese darnos cuenta y la comprensión de nosotros mismos.

Sueles sentir que tienes dificultad para construir relaciones sanas ¿Sueles reprimir el enfado hasta somatizar? ¿Sueles tender a las explosiones?

Me encantará escuchar cómo lo experimentas.

También quiero compartirte que estoy preparando un programa de gestión emocional para trabajar de forma intensiva (directamente conmigo) a través de sesiones online individuales y grupales: El miedo, la rabia, culpa y la vergüenza. La idea es comprender mejor como funcionan estas potentes emociones en nosotros para construir relaciones familiares, de pareja o profesionales más plenas y saludables

Si quieres saber más sobre ello Pregúntame sin compromiso aquí.


Un abrazo y feliz semana. 


PD: Si quieres hablar conmigo directamente y saber más sobre como trabajo en las sesiones de acompañamiento Pregúntame sin compromiso haciendo clic aquí.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿En qué podemos ayudarte?