La pregunta del millón

De todos es sabido que ser emprendedor es una cuestión más de actitud que de aptitud. Como si de una maratón se tratara debe estar preparado mentalmente para un camino largo en el que muy probablemente sufra desfallecimientos, más conocidos como pájaras, que pongan en un aprieto su determinación durante la carrera como empresario. La motivación es un elemento fundamental y para mantenerla en niveles adecuados es muy importante conocer la respuesta a esta poderosa pregunta. ¿para qué emprendes?

Fíjate que no se trata de conocer el por qué, cuya respuesta probablemente te transportará a buscar una justificación de tu acción en el pasado. Se trata del PARA QUÉ. Con ella accederás a tu visión de futuro y si es realmente inspiradora se convertirá en el combustible de reserva cuando las cosas se compliquen. Por cierto te aseguro que se complicarán. ¿Por qué tratar de evitarlas? Es a través de ellas cuando sacamos nuestro máximo potencial como personas y donde nuestra evolución se dispara. No se trata de ser temerarios. Consiste en salir de nuestra zona de comodidad en busca de oportunidades y reducir el riesgo a niveles asumibles. Vivir lleva innato el arriesgarse. Si no ¿qué es entonces la vida?

No es tan importante lo que conseguimos si no en quién nos convertimos cuando hacemos por conseguirlo. Mientras más crecemos, más crece nuestro entorno. Por lo tanto tener es siempre consecuencia de ser y hacer.



No te rindas. Crea la mejor versión de ti mismo que te sea posible.

¡Se un emprendedor excepcional!

José J. Cerpa

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿En qué podemos ayudarte?