Cómo aumentar las probabilidades de éxito de tu negocio

¿Por qué «fracasan» el 90% de los emprendedores? Tanto Fernando Moreno como Michael Gerber, autores de los libros «El negocio perfecto» y «El mito del Emprendedor» respectivamente, consideran lo que voy a compartir contigo a continuación uno de los errores más importantes a la hora de crear tu negocio.

El problema surge cuando muchas de las personas que llegan a emprendedoras son excelentes técnicos pero tienen poco desarrolladas, entre otras, las habilidades de gestión, comercial, dirección y de pensamiento creativo estratégico.

Esta limitación en sus capacidades , con el paso del tiempo, muestra al emprendedor que llevar un negocio es más complejo de lo que pensaba inicialmente y no sólo vale con ser muy bueno en esa habilidad técnica que dominaba a la perfección.

En este momento es cuando comienzan a surgir dudas en su mente sobre a qué hacer y cuándo.

Si lo que realmente genera ingresos son sus habilidades técnicas entonces no puede dejar de hacer esa actividad, pero mientras el se dedica a eso… quién ¿vende y capta nuevos clientes? ¿fideliza a los actuales? ¿lleva la facturación? ¿gestiona los cobros y los pagos? ¿prepara la documentación para el pago de impuestos? ¿busca nuevos proveedores con mejores condiciones? ¿encuentra ideas innovadoras? entre otras muchas cosas necesarias para que son necesarias para que el negocio funcione y que hasta ahora no había sido consciente de que existían.

¿Cómo resolver ese dilema?

Desde el inicio. Las estadísticas muestran que los primeros años son los más duros ya que más del 70% no supera el tercero o cuarto. Esos serán los de más trabajo para todo emprendedor ya que es el mismo tiene que hacer todo lo que pueda y procedimente cada una de las funciones para el desarrollo correcto de las mismas.

Si no lo hace los primeros años, si consigue estar en el lado positivo de las estadísticas y que el negocio supere su cuarto año de vida, con una alta probabilidad será una condena para años futuros, dedicando tiempo fuera de su horario laboral incluídos fines de semana para solucionar problemas y terminar tareas atrasadas.

Incluso delegar sin documentar puede ser «peligroso» ya que en un principio le aliviarán el trabajo lo cual disminuirá su «ansiedad» y le hará bajar la guardia. Lo que pasa es que quién ocupe el puesto hará las cosas a su manera al no existir una forma de hacerlas correctamente. Con el tiempo se pueden encontrar errores muy graves e incluso difíciles de subsanar.

Para crecer adecuadamente, una vez exista una base documental sobre cómo se hacen las cosas, sólo entonces es el momento adecuado para delegar. Hay que hacerlo con paciencia y de forma adecuada contando empleados que crean en la visión y valores del emprendedor, o subcontratando a otras empresas. Sólo así podrá ir avanzando y tener un verdadero negocio que financie el estilo de vida que realmente deseaba.

Por lo tanto, la solución es documentar todos los procesos para crear sistemas. Un sistema no es más un conjunto de partes o elementos organizados y relacionados que interactúan entre sí para lograr un objetivo. Eso es lo que hay que documentar. Cada una de las partes de un negocio y como se relacionan entre sí para conseguir el objetivo propuesto para el que se crearon.

Con el tiempo el emprendedor cada vez irá dedicando más tiempo a funciones estratégicas, es decir a trabajar sobre el negocio, que a tareas tácticas trabajando en el negocio.

¿Te has sentido identificado durante la lectura del artículo? Si es así te animo a que compartas tus experiencias dejando un comentario que pueda servir de ayuda a la comunidad.

¡Se un emprendedor excepcional!

José J. Cerpa

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

¿En qué podemos ayudarte?