¿Cansad@ de ofrecer tus servicios GRATIS?

publicado en: Habilidades Emprendedoras | 0

Ayer recibí un correo que me recordó una máxima que quiero compartir contigo.

Quien regatea el precio del éxito, el éxito le regateará a él.

Hay un dicho muy utilizado por los compradores que es: “quiero algo bueno, bonito y barato” Si lo piensas, lo más probable es que consigas que ambos queden más contentos por una mejor elección si le haces priorizar sólo dos de las tres variables que sean más importantes para él. De cualquier otra forma probablemente salgas perjudicado. Porque lo más habitual es que…

Si quiere algo rápido y bien hecho, no será barato
Si lo quiere rápido y barato, no estará bien hecho
Si lo quiere bien hecho y barato, no será rápido.

GratisEstá claro que con internet se ha instalado una cultura de conseguir todo gratis o sin coste. Como norma general, ofrecer tus servicios gratis no te beneficia en nada y lo peor de todo, tampoco estás beneficiando a tu cliente. Con las creencias como las de que la otra persona no se lo puede permitir, entran AMBOS en un círculo de escasez. Y aunque creas que estás haciendo un favor o ayudando a la otra persona, realmente ¡no es así! AMBOS salen perjudicados. Si no lo has leído aún mi anterior artículo “Si realmente quieres ayudar a tu cliente: ¡cóbrale!”, te invito a hacerlo.

Tu como vendedor deprecias tu valor (autoconcepto) por lo tanto también harán lo mismo contigo tus clientes. Y además el comprador recibe la creencia limitante de que las cosas se consiguen sin el pago de un precio. Recuerda:

Cualquier cosa de valor que se pretenda conseguir requiere el pago de un precio en forma de dinero, esfuerzo, tiempo y emoción.

Vender es un intercambio de valor. Yo ofrezco algo valioso para la otra persona y tengo que recibir algo valioso para mi de ella, que no tiene por qué ser en forma de dinero. Cualquier otra forma rompe el flujo de la energía.

¿Significa esto que no puedes hacer cosas GRATIS? ¡Para nada! Significa que hay que ser muy cuidadoso a la hora de establecer una estrategia que nos permita OBTENER INGRESOS de nuestros negocios. Al final son esos ingresos los que permiten que siga existiendo y dedicándonos a nuestra vocación. Es más, hay modelos de negocio como los freemium que funcionan muy bien ofreciendo una parte gratis y otra de pago, pero que veremos con más detalle en artículos futuros. Por ejemplo como estrategia yo prefiero las charlas o talleres donde puede mostrar mis conocimientos y habilidades haciéndome visible ante muchas personas, por no hablar de la credibilidad que genera.

Para terminar te invito a reflexionar sobre esto:

Si hasta las ONG’s necesitan ingresos para subsistir en el tiempo. ¿Cómo no lo vas a necesitar tu para tu negocio?

¿Cuál es tu experiencia al respecto? ¿Tienes problemas para cobrar a tus clientes? ¿Te sientes mal cuando tienes que poner un precio a tu trabajo? ¿Qué crees que necesitas para mejorar en este aspecto?

Si te ha gustado el artículo tienes la oportunidad de que pueda servir de ayuda a alguien compartiéndolo en tus redes sociales. Ellos te lo agradecerán… ¡y yo también!

Dejar una opinión