¿Cómo tomar mejores decisiones?

Dicen que si quieres tomar una decisión y no tienes claro qué hacer, cojas una moneda, asignes cara y cruz a cada una de las opciones y la lances al aire. Si estás atento antes de que la moneda caiga tu mente te está diciendo que lado de la moneda prefieres que se muestre y por lo tanto la opción deseada. Nunca he probado esa opción, aunque me resulta cuanto menos llamativa, pero si te voy a compartir cómo me guío a la hora de decidir.

Muchas veces nos convertimos en nuestros peores consejeros. Los vemos con tremenda facilidad cuando son para los demás pero cuando se trata de nosotros nos hacemos un lío. Tranquilo esto es normal especialmente mientras mayor carga emocional conlleve la decisión. La «mente está secuestrada» y nos cuesta decidir. Entonces, ¿Cómo puedo decidir de forma más efectiva?

… Consejos doy que para mi no tengo …

Paso 1. Analiza la información de la que dispones. Pon tope a esta fase ya que es posible que te quedes en parálisis por análisis. Di con la información necesaria puedes decidir genial si no continúa con los pasos.

Paso 2. ¿Cómo te sentirías si sigues en esa situación dentro de 2 años? Describe las emociones. ¿Cómo te sentirías si eligieras seguir el camino de tu corazón? Describe las emociones de ese camino.

Paso 3. Si aún así con los pasos anteriores no lo vez claro. Suelta la decisión. Cuando la mente no ve clara la toma de una decisión es muy probable que tomes la que tomes te pueda generar arrepentimiento. Por eso suelta la decisión, deja de pensar en ella, y permite que el lodo se asiente para ver con claridad. Claridad y paz son emociones que nos indican que esa elección tiene sentido para nosotros.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *